Genesis Revisitado

La creacion en terminos cientificos.

Una historia cientifica de la creacion. Por Michael Shermer

Lo que sigue es una revisión científica de la historia del Génesis que escribí para dejar de manifiesto lo absurdo que es, en términos lógicos, intentar encajar a pieza cuadrada de la ciencia en el agujero redondo de la religión. No pretende ser sacrílego con la belleza poética del Génesis, sino una mera extensión de lo que ya han hecho al Génesis los creacionistas con su insistencia en que no se lea como una saga mítica, sino como prosa científica. Si se escribiera el Génesis con el lenguaje de la ciencia moderna, diría algo así.

En el principio (concretamente el 23 de octubre de 4004 a.C., a mediodía) creó Dios el big bang a partir de una fluctuación de la espuma cuántica, seguida por una inflación cosmológica y un universo en expanción.

Había oscuridad por encima del abismo, y por eso Dios ordenó que unos átomos de hidrógeno (que creó a partir de quarks) se fusionasen y se convirtieran en átomos de helio, desprendiendo energía en forma de luz. Y a la fuente de luz la llamó Sol, y al proceso fusión. Y vio Dios que la luz estaba bien porque ahora Dios podía ver qué hacía. Creó, pues, la Tierra. Y atardeció y amaneció: día primero.

Dijo Dios: “Haya en el cielo muchas fuentes de luz por fusión”. Algunas de esas fuentes de fusión las agrupó en colecciones que llamó galaxias; parecían hallarse a millones, o incluso miles de millones de años luz de la Tierra, lo cual significaría que habían sido creadas antes de la primera creación, en 4004 a.C. Dado que resultaba confuso, Dios creó la luz cansada, y quedó conservada la historia de la creación. Y Dios creó muchos portentos como gigantes rojos, enanas blancas, quásares, pulsars, supernovas, agujeros de gusano y hasta agujeros negros de los que no puede escaparse nada. Pero como Dios no puede ser obligado por nada, creó la radiación de Hawking, por la que puede escaparse información de los agujeros negros. Esto todavía cansó más a Dios que la luz cansada, y atardeció y amaneció: día segundo.

Dijo Dios: “Acumúlense las aguas de por debajo del firmamento en un solo conjunto, y sepárense los continentes por la tectónica de placas”.

Decretó que la extensión del fondo oceánico crease zonas de emergencia, e hizo que las zonas de subducción erigiesen montañas y provocasen terremotos. En los puntos débiles de la corteza, Dios creó islas volcánicas en las que al día siguiente colocó organismos similares pero distintos a sus parientes de los continentes, para que todavía más tarde unos seres creados llamados humanos los confundiesen con descendientes evolucionados creados por la radiación adaptativa. Y atardeció y amaneció: dia tercero.

Y viendo que la tierra estaba despoblada, Dios creó animales de cada especie, decretando: “No evolucionarás a especies nuevas, y tu equilibrio no se puntuará”. Y Dios puso en las rocas fósiles que parecían anteriores a 4004 a.C., similares pero distintos a las criaturas vivas. Y la secuencia parecía una descendencia con modificación. Y atardeció y amaneció: día cuarto.

Y dijo Dios: “Bullan las aguas de animales vivientes, los peces”. Y creó Dios las grandes ballenas, cuya estructura esquelética y fisiológica era homóloga a la de los mamíferos terrestres que crearía el mismo día, pero más adelante. Después Dios creó en abundancia a todas las criaturas, grandes y pequeñas, declarando que estaba permitida la microevolución, pero no la macroevolución. Y dijo Dios:Natura non facit saltum (La naturaleza no da saltos). Y atardeció y amaneció: día quinto.

Y Dios creó a los póngidos y los homínidos con una similitud genética del 98 por ciento, y a dos de ellos los nombró Adán y Eva. En un capítulo del libro donde Dios explicó cómo hizo todo esto, dijo que creó polvo a Adán y a Eva al mismo tiempo, pero en otro capítulo dijo que creó a Adán y después creó a Eva con una de sus costillas de Adán. Como esto produjo confusión en el valle de la sombra de la duda, Dios creó a los teólogos para que lo entendiesen.

Y distribuyó abundantemente por el suelo dientes, mandíbulas, cráneos y pelvis de fósiles transicionales de criaturas preadamitas. A una elegida como creación especial, la nombró Lucy; podía caminar erguida, como los humanos, pero tenía el cerebro pequeño, como los monos. Y como Dios se dio cuenta de que también esto era confuso, creó a los paleontólogos para que lo entendiesen.

Justo cuando ataba los cabos sueltos de la creación, Dios se dio cuenta de que los descendientes inmediatos de Adán no comprenderían la cosmología inflacionaria, la relatividad general global, la mecánica cuántica, la astrofísica, la bioquímica, la paleontología y la biología evolutiva, de modo que creó mitos de la creación. Pero había en el mundo tantas historias de la creación, que Dios se dio cuenta de que también esto era confuso, y creó a los antropólogos y los mitólogos.

A estas alturas, el valle de la sombra de la duda estaba plagado de escepticismo, de modo que Dios se enojó tanto que perdió los estribos y maldijo a los primeros humanos, disciéndoles que fueran y se multiplicaran (pero no con aquellas palabras). Pero los humanos se lo tomaron literalmente, y ahora son seis mil millones. Y atardeció y amaneció: día sexto.

Dios ya estaba cansado, de modo que proclamó: “Gracias a mí que es viernes”, y creó el fin de semana. Fue buena idea.

Tormentas en un vaso de agua

Cuando me entere de la realización del Coloquio Mexicano de Ateísmo, quede gratamente sorprendido, como un habitual lector del foro Ateísmo desde México, había leído sobre la experiencia de Gerardo Romero (ramasknight) en la conferencia de la AAI 2009, sobre los contactos que logro hacer allá e incluso sobre el cargo que le otorgaron como enlace de la organización para esta región o algo así. Hasta ese momento no le había puesto gran atención a todo este asunto, lo que podría significar para el foro o como podría afectar su administración.

Uno de los principales motivos por los que no había puesto atención sobre este asunto, es porque el ser ateo para mí no es ser parte de un movimiento intelectual, racional, librepensador, o una lucha imparable contra las religiones y la evangelización o algo como eso. Incluso me molesta cuando se menciona el ateísmo como una “forma de vida” o algo parecido. El ser ateo es para mí una de las cosas menos importantes e interesantes de mi vida y el único motivo por el que participo en el foro antes mencionado es la posibilidad de conocer personas que piensen de la misma manera que yo, ya que es difícil encontrarlas en la calle. Resulta que también es difícil encontrarlas en el foro, pero eso es tema para otro día.

Esta tarde lei la mas reciente entrada del blog de Tork, en la que expone sus razones por las que no apoya el evento del coloquio y desde mi punto de vista solo logra crear una tormenta en un vaso de agua.

No pongo en duda la veracidad de los hechos que Tork comenta en su blog o del e-mail que anexa en dicha entrada,  de hecho yo mismo podría corroborar algunos detalles sobre lo que comenta, es un buen resumen de lo que paso “tras bambalinas” durante la organización del evento y levanta cuestiones sobre algunos puntos que incluso a mi me parecen problemáticos y deberían solucionarse.

Es cuando Tork menciona al consejo de administración del foro y la decisión de no hacer el evento este año cuando veo que empieza a formarse esta tormenta que desde mi humilde punto de vista, el de un participante común y corriente en un foro de ateos, es una reacción fuera de proporción antes los hechos mencionados en su blog.

Haciendo un rápido recuento:

  • Gerardo Romero regresa de la conferencia de la AAI, con un nuevo cargo en la organización y apoyo para la realización de un evento
  • El consejo de ADM con la presencia de Tork, decide  esperar uno o dos años para organizar mejor el evento
  • Gerardo Romero decide realizar casi por su cuenta el evento con apoyo de la AAI
  • Varios miembros del consejo de ADM se van por varios motivos
  • Masa Crítica y la AAI anuncian oficialmente el Coloquio Mexicano de Ateísmo
  • Tork apoya el evento
  • Un nuevo consejo de ADM sin la presencia de Tork, decide participar en el evento
  • Tork se entera de esto y de que el boleto cuesta quinientos pesos y decide no apoyar el evento
  • Tork y algunos ex-miembros del consejo redactan un e-mail explicando la participación de ADM en el evento.
  • Ante los repetidos cuestionamientos sobre los motivos de Tork para no apoyar el coloquio, realiza la entrada en su blog que provoca a su vez este escrito.

Aunque podría expresar mi opinión sobre cada uno de estos puntos, voy a comentar los que parecen generar la mayor controversia, empezando por la decisión de un nuevo consejo de ADM de participar en el Coloquio después de que unos meses antes se había decidido posponerlo al menos un año. Y es que por cómo se lee en el blog de Tork, pareciera que los antiguos miembros dejaron el consejo bajo amenazas o a punta de pistola con la finalidad de suplantarlos por nuevos participantes que compartieran las mismas opiniones que Gerardo Romero sobre el Coloquio.

Otro de los puntos que en mi opinión es sacado de proporción, es el hecho de que la AAI sea el principal organizador del coloquio y la mayoría de los expositores son norteamericanos, y que debido a esto  es de alguna manera una gran travestía para el ateísmo en México.  Dudo que esto llegue a perjudicar al “movimiento ateo mexicano” si es que en realidad existe uno. La verdad no sé cómo sería un evento 100% mexicano, pero si alguna vez se organiza un “Autentico Coloquio Mexicano de Ateísmo” asistiré también con todo gusto.

Pero principalmente y lo que en realidad habla de la idiosincrasia del mexicano es la anticipada asignación de culpa en caso de que el evento sea un fracaso. Si bien en este caso no es difícil apuntar a un culpable con el dedo, ya que abiertamente el principal responsable por la organización de este Coloquio es sin lugar a dudas Gerardo Romero,  dudo mucho que la razón del éxito o fracaso del evento se deba a que “sus ansias de prestigio y deseos de quedar bien con la AAI lo orillaron a venderse”. Después de todo, es imposible saber con seguridad si a un evento organizado con el consenso del viejo consejo de ADM le podría ir mejor o peor que a este coloquio.

Yo asistiré, no bajo la idea de unirme a un grupo anti-religioso que marcara el futuro del ateísmo en el país, simplemente con la intención de pasar un buen rato, tomarme un par de fotos, escuchar las conferencias y tal vez aprender algo nuevo.  Si alguien más piensa asistir, seguro los veré por allá y si no, pues ahí luego les platico como estuvo.