Siempre me han gustado los gatos.

Recuerdo cuando era niño y en mi casa ademas de haber gran cantidad de perros, habia algun par de gatos por ahi, generalmente sin nombre y solo les haciamos caso para quitarlos de la mesa o sacarlos de la cocina, pero nunca les puse mucha atencion y mucho menos pense que los llegaria a extrañar.

Sin embargo cuando cambiamos de casa, a algunos veinte metros de la casa anterior, a mi mama le empezo a molestar de sobremanera el tener gatos, mucho mas aun le molestaba tener que tratar con las gatas, especialmente cuando estaban recien paridas y habia que buscar alguna manera de deshacerse de la prole.

Confieso que tuve que llenar bolsas con los gatos pequeños a veces incluida la gata y cambiarlas de ubicacion, o mejor dicho, tirar la bolsa en algun lugar conveniente lejos de la casa, pero de camino a la escuela, por comodidad. Tal vez hayan tenido ocasion de oir el chiste en que un gato regresa a su casa cada vez que su dueño intenta deshacerse de el. Aqui el caso era de la vida real, tuvimos un par de gatos que regresaban despues de un tiempo, pero ningun gatito nunca regreso, nunca le puse mucha atencion en ese entonces, pero aqui recordando esto y escribiendo, me pregunto que paso con los gatitos.

Mejor aqui dejo esto aqui antes de ponerme a llorar, pero basta decir que hasta la fecha y debido a mi mama, nunca he vuelto a tener gatos, pero cada vez que llego a una casa y veo que tienen un gato como mascota, me da mucha envidia.

Si alguno de ustedes tiene gatos, considerense afortunado.