A dieta

A lo largo de los últimos diez años he estado subiendo de poco a poco de peso constantemente,  yo creo que al ritmo de tres o cuatro kilos por año por lo que nunca me molesto o incomodo o me preocupó día tras día. Si ese cambio hubiera ocurrido a lo largo de un solo año hubiera sido un cambio tan dramático que me estuviera preguntando cual es el problema y como lo arreglamos,  pero mes tras mes los pocos gramos que mi peso iba aumentando no me molestaban para nada. 

Las pocas ocasiones en que este cambio se hacía notar,  cuando subía de talla de ropa o cuando notaba el subir escaleras,  correr u otra activadad física me cansaba más rápido o se me hacia más difícil que de costumbre simplemente me decía que no era problema,  solo necesitaba bajar un poco de peso o mejorar mi condición física y lo dejaba para después pero terminaba sin hacer nada. 

Este último fin de año no pude encontrar ropa de mi talla por ningún lado,  encontré algunas camisas talla extra extra grandes y tuve que encargar unos pantalones a mi hermana que esta en México que terminó trallendome unos talla 50 creo de una tienda especializada por lo que me salieron caros. También recientemente compre un traje de baño talla extra extra grande y cuando me llego aquí no me quedo y ya ni busque una talla más grande, fue ahí cuando decidí por fin hacer algo sobre este problema. 

Hace ya casi un mes,  el 22 de agosto de este año empeze con el primer paso, desde ese día deje de consumir refrescos y tortillas,  también bajar un poco la cantidad de comida que consumía normalmente dejando de servirme un segundo plato y dejar de comer frituras,  botanas,  galletas y otras cosas entre comidas. 

Es lo que yo pense eran medidas de sentido común que mejoraban la manera en que comía,  termine cambiando las tortillas por verduras al vapor para acompañar la comida y tomando casi un litro de agua en lugar de una coca de 600 mililitros con cada comida. También habia empezado a buscar a una nutriologa que alguien me había recomendado para que me orientará sobre todo esto. Tarde casi tres semanas en contactarla y hacer una consulta pero durante este tiempo mis cambios empezaron a mostrar resultados. 

Cuando empeze pesaba casi 132 kilos y durante esas tres semanas baje a casi 130 kilos. Un kilo por semana me parecía un buen progreso después de todo me tomo años subir de peso y no esperaba milagros, a estas alturas no seguir subiendo de peso era un éxito y bajar gradualmente de peso era una buena señal de que iba por buen camino. 

Ya había hecho cita con la nutriologa y durante la consulta le comente todo lo anterior y simplemente lo dejo todo aun lado y termino poniéndome en una dieta que ella me dijo era más balanceada y que podía personalizar de acuerdo a mis gustos. Se ve más o menos así. 


Al principio como que me saco de onda,  por que si bien no se ve como nada del otro mundo el hecho de que te dice exactamente que comer cada vez que te sientas a la mesa cinco veces al día como que no iba con mi idea de cambiar hábitos sobre la comida en general y adaptarse a las circunstancias en las que uno se encuentra. Por ejemplo si uno se encuentra fuera de casa y necesita comer es más fácil pedir algo que se alivie con tu dieta en general como pedir una carne asada en una fonda que una hamburguesa en McDonald’s,  pero con esta dieta uno se encuentra limitado hasta en los ingredientes de la comida que es prácticamente imposible comer fuera de casa por lo que uno termina saliendo menos,  llevando comida de casa si se da la oportunidad o más simplemente rompiendo la dieta, y si pues la vas a romper que más da si lo haces con una hamburguesa que con un pollo asado. 

Pero bueno, yo no soy de los que andan fuera de casa frecuentemente y antes de quejarme sobre todo eso anticipadamente iba a tratar de seguir la dieta lo más cerca posible y ver como iba a resolver este tipo de problemas. 

Habíamos pensado en empezar la dieta este lunes 19 de septiembre, pero ya rumbo a mi casa decidí que para que esperar así que pase al chedraui a comprar algunas cosas que iba a ocupar y empezar desde el viernes 16 de septiembre.  Aquí voy a ir poniendo más o menos como voy y algunos comentarios sobre la comida para ir haciendo cambios semana tras semana. 

Así que para ir viendo el progreso mi peso oficial al empezar esta dieta es de 129 kilos y según la nutriologa es posible que baje hasta dos kilos esta semana,  todavía no he hecho una nueva cita con ella pero espero seguir en contacto durante la semana, también voy a poner la foto del “Antes”  oficial que es de hace como seis semanas que tomó mi sobrino Leonardo cuando andaba por aqui,  para ir comparando las fotos más recientes conforme vaya progresando.


A ver que tal me va. 

Una respuesta a “A dieta”

  1. Muy bien por la dieta, sólo llegar al resultado esperado y mantener la fuerza de voluntad y estar siempre “a dieta”. Ya vi lo que comes y esta muy bien. Si se puede!

Comentarios cerrados.